La agricultura familiar desempeña un papel clave en la nueva agenda de Desarrollo Sostenible que apuesta por un desarrollo sostenible e integral, que tenga en cuenta a las personas, y al planeta.

De los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una gran parte de ellos están vinculados con la agricultura familiar y el ámbito rural. De manera muy directa hay varios objetivos que subrayan la necesidad de acabar con la pobreza y poner fin al hambre, garantizar la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición promoviendo la agricultura sostenible.

Pero al mismo tiempo hay una interrelación con objetivos donde la agricultura familiar desempeña un papel muy importante, y que tienen que ver -entre otros- con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, la disponibilidad de agua y su gestión sostenible, el acceso a energía, sistemas de consumo y producción sostenible, abordaje del cambio climático y la promoción de un uso sostenible de los ecosistemas, salud o educación. Las cooperativas potencian su papel en el marco de la agenda de desarrollo 2030, con valores como la democracia, la igualdad, y el acceso a diferentes recursos.

ODS 2: Poner fin al hambre

Se trata sobre los alimentos, en cómo se cultivan, producen, consumen, intercambian, transportan, almacenan y comercializan, estableciendo una conexión fundamental entre las personas y el planeta, y la vía hacia la alimentación sostenible de la humanidad.

ODS 1: Poner fin a la pobreza

La agricultura familiar cuenta con un papel central, ya que para conseguirlo es preciso focalizar los esfuerzos en el medio rural; especialmente favoreciendo a los actores más importantes del cambio, los y las agricultoras familiares (incluyendo pescadores artesanales y pastores), mejorando la capacidad local de producir y acceder a los alimentos, además de establecer sistemas de protección social.

ODS 5 : Logro de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres

El fortalecimiento del status de la mujer en la agricultura familiar y de sus derechos, garantizando el acceso igualitario a recursos productivos, servicios de crédito, aseguramiento, capacitación y extensión rural son imprescindibles para su consecución.

ODS 6 y ODS 7: Disponibilidad y gestión sostenible del agua y saneamiento y el acceso a energía asequible, segura y sostenible

La agricultura es el mayor usuario de agua (70% de las extracciones) y precisa una importante cantidad de energía para su pleno desarrollo. Durante el AIAF 2014 se constató la eficiencia de la agricultura familiar en la producción sostenible de alimentos, y eso se tiene que reflejar necesariamente en las políticas que apoyen este tipo de producciones.

ODS 12: Asegurar formas de producción y consumo sostenibles
ODS 15: Promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y frenar la pérdida de la diversidad biológica

La agricultura familiar tiene un rol protagonista en la reducción de los altos niveles de pérdidas post-cosecha y en el desperdicio de alimentos si cuenta con inversiones adecuadas en la mejora de las infraestructuras rurales, incluidas las comunicaciones, el transporte, el almacenamiento de energía, la eficiencia y el reciclaje de residuos a lo largo de la cadena de valor, entre otros.

ODS 11: Lograr que ciudades y asentamientos humanos sean inclusivos, resilientes y sostenibles

El desarrollo territorial armonioso pasa indisolublemente por mejorar las interrelaciones constantes entre medios rurales y urbanos, que se dan a través de los sistemas alimentarios y otros muchos aspectos sociales y económicos.

ODS 13 : Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos

Para su consecución, es preciso ofrecer tecnologías sostenibles y apropiadas que permitan una mayor capacidad de adaptación, mitigación y resiliencia de las agriculturas familiares.

ODS 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible

El sector de la pesca a pequeña escala, que se engloba en la definición de agricultura familiar, representa en torno a la mitad de las capturas mundiales de pescado.

previous arrowprevious arrow
next arrownext arrow
Slider

La colaboración de los agricultores y las agricultoras familiares en cooperativas (o figuras similares) es una herramienta clave para la disminución de la pobreza y para avanzar hacia derechos básicos que tienen que ver con la alimentación, la salud, la participación, la protección social o la igualdad y no discriminación.

Las cooperativas agrícolas desempeñan asimismo un papel muy importante en el empoderamiento económico y social de mujeres y jóvenes, así como a personas y colectivos en situación de mayor vulnerabilidad. Su papel en la generación de empleo rural sostenible es fundamental para la generación de comunidades resilientes.